viernes, 16 de octubre de 2009

9.-El muro


Paseo mi mente en la noche y me aferro a un tiempo que me
pertenece intentando alejarme del ruido de otras horas.

Mi espacio está ahora a salvo de cruzarse con el de otros. Busco
desesperadamente encontrarme conmigo misma, preguntándome
constantemente qué hacer y qué decir.

Quiero ser mi mejor amiga sin darme cuenta de que llevo dentro a
la peor contrincante.

Lucho con fuerza para sacar a flote lo más puro de mí, mi
verdadera yo, pero en mi camino aparecen muros con los que tropiezo y
los que intento recorrer, a pesar de que no puedo conmigo.

No encuentro la salida; no hay ninguna puerta por donde salir y
me paro y descanso hasta que mis fuerzas vuelven.

Camino y camino...

Me canso de medir mis pasos y araño con intensidad cada ladrillo
queriendo atravesar su superficie fría y amenazadora. No tengo
suficientes fuerzas.

Me siento y miro sin expresión cómo llagan mis manos y decido
comenzar de nuevo. Siempre es más fácil seguir el camino marcado que
dejarse la vida a mordiscos en cualquier piedra.

Es igual. Pienso que llegaré al final en cualquier momento y
ajusto el paso a mis necesidades, permitiéndome el lujo de parar de
vez en cuando, pero sabiendo que después tendré que volver al camino.

Levanto la mirada y veo el cielo muy lejos. Cuanto me gustaría
poder tocarlo.... Pero el muro casi lo tapa.

Me pregunto qué pasaría si trepara por él. Quizá podría
agarrarme a los salientes y subir poco a poco, pero... no, mejor
seguir el camino....es más fácil.

No quiero arriesgarme a caer después de tanto esfuerzo. Pienso
que en alguna caída podría no volver a levantarme.

Si, es mejor seguir andando.

Ando, ando, ando... ¿Dónde voy?.

El camino hacia arriba es más corto, pero desconfío de mis
fuerzas y me siento a llorar mi propia cobardía.

Siento cómo el dolor de mi alma me roza ya la piel y me abrazo a
mí misma intentando buscar consuelo. No lo encuentro. Comprendo que me
estoy engañando y me lleno de furia.

Camino más deprisa y quemo mis energías mucho antes.

Oigo, ¿A qué esperas? ¡Vuelve a sentarte! ¿No ves que ya no
puedes más? Pero recuerda: ¡debes seguir andando más tarde!.

Es mi camino, el que yo he elegido.

- ¡Vamos! ¡Camina, camina! Pero recuerda: ¡debes descansar a
menudo para poder seguir andando...!

- Sí.....para poder seguir compadeciéndome de mí misma...

9 comentarios:

J. eMe. 17 de octubre de 2009, 1:12  

No, niña, camina, camina y hazlo para hacerte aún más fuerte, para aprender a valorarte, para sentirte dueña de tus decisiones, para quererte... Camina y en el camino detente, mira hacia adelante y hazlo expectante y esperanzada de ver un sendero abierto, sin mirar atrás, con la seguridad de que tu fuerza será la que te ayude a superar cualquier obstáculo... Camina camino y hazlo confiada y segura, con la seguridad y la fuerza que tus verbos transmiten, hazlo, pararse es caer, descansa, coge fuerzas y sigue, sigue...


Y si desfalleces, si necesitas una mano en la que apoyarte, aquí tienes dos, las mías, para ayudar a levantarte...

Estilo y clase Miss, mucha clase la que destilan tus palabras...


Me encantó. Te mando fuerza y ánimo, mucho ánimo, además de un beso muy muy grande.

Amante del mar 17 de octubre de 2009, 3:28  

A veces son tan impresionantes los muros que una misma construye obstaculizando el avance en los caminos mas bellos que la vida nos quiere regalar...pero siempre es necesario que el interior lo proponga porque lo que se descubre al detenerse es aun mas extasiante...lo se muy bien...
Me gusto mucho leerte, me identifico con tus letras
Un saludo

Alfonso 17 de octubre de 2009, 16:49  

Un relato con mucha clase, estupendo, pero permíteme la licencia Miss, no te rindas nunca, por muy duro que sea el camino por muchas piedras que en el encuentres no dejes de levantarte y seguir adelante.
Muchas gracias por volver a pasarte por mi blog y desde luego si un hombre no es capaz de proponerte una noche de lujuria, de amor y de pasión es que no te merece.

Besos...

© PaSioN 18 de octubre de 2009, 2:07  

Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores, no te rindas nunca .

Un beso.

hatoros 18 de octubre de 2009, 2:53  

QUERIDA Y DULCE MUJER YO TE QUIERO SEGUIR MÁS NO PUEDO PUES NO SÉ DÓNDE ESTA EL MANUBRIO PA SEGUIRTE 1)
EN TU OTRO BLOG TAMPOCO PERO SOLO VIENDO LA ENTRADA TE QUISE SEGUIR Y FUE IMPOSIBLE 2)
VEO QUE A LAS PUTAS ENTRADAS DEL AMOR LO QUE HACES ES INTENTAR JODERLAS POR LA ESCRITURA, ¡ADELANTE! EL OLVIDO SE HACE ESCRIBIENDO SOBRE LO QUE JODE
ME OLVIDÉ DE LOS SICOLOGOS Y ANTES DE LOS CURAS Y SOLO ESCRIBO Y CUANDO ME LEO Y ME GUSTO DE PUTA MADRE Y CUANDO N A TIRARLO Y A TOMAR POR CULO Y YA VENDRÁN TIEMPOS MEJORS Y SI NO VIENEN ¡PÁ QUÉ LOS QUEREMOS ESCRIBIMOS Y DE PUTA MADRE
PERMITE QUE TÉ DÉ UN BESO ABARAZAO Y QUE ME APOYE EN TI PA NO CAERME QUESTOY BORRACHO BESOS DE NUEVO SI NO TE ASQUEO MONSTRUO DE PERSONA ESCRIBIDORA

***© BaBy*** 18 de octubre de 2009, 2:55  

Todos en alguna ocasion sentimos una sensacion similar.

No desfallezcas, descansa para tomar fuerzas y vuelve de nuevo a caminar, siempre vas a encontrar nuevos horizontes repletos de esperanza.

Un cálido beso

Alecrin 18 de octubre de 2009, 17:09  

Cada vez que paso por tu blog me sorprendes, eres una mujer apasionada, apasionate entonces por la vida y camina con paso firme, si quieres puedes

Un beso.

Paco 20 de octubre de 2009, 16:08  

Caminando por la vida, de la mano de mis sueño, guiado tan solo por la esperanza, voy llenando mi camino de ilusiones malogradas, de sueños destruidos, de lagrimas ácidas que cicatrizaron mi rostro, llenándolo de arrugas que esconde mi dolor.

El camino esta lleno de fuentes donde la esperanza mana sin parar, bebes y te emborrachas de ella, siguiendo tu camino lleno, donde la esperanza te resuma por todo tu ser. Caminas y caminas, acompañado, solitario, pero vas consumiendo esperanza, pasas por más fuentes y te niegas a beber mas por que todavía te sientes fuerte, ilusionado. Pero el desgaste te acusa, te quedas sin esperanza, y el camino se hace duro, muy duro, largo, muy largo. Ojalá supiéramos donde se encuentra la próxima fuente para coger esperanza, pero que misterio, vamos ciegos por este camino.

Otra cosa que también se encuentra en el camino son árboles, árboles de sueños, donde crecen ilusiones, anhelos. Coges los sueños de la mano y te guían por el camino, pero son muy traviesos y se pueden perder y quedar a la deriva por el camino, hasta que veas otro árbol lleno de sueños y cojas más y te sientas de nuevo con fuerzas.

La vida, camino, lleno de tropiezos, donde se nos escapan los sueños tras tropiezos, y la esperaza muchas veces se marchan con el, y nos quedamos sin sueños, sin esperanza perdido en medio del camino, sin saber donde ir, sin saber por que ir a ningún sitio. Difícil situación, que nos hunde en el vacío existencial, pero sabes… hay mas árboles llenos de sueños y a veces hay una fuente de esperanza pegada al lado. Sigue caminando no dudes hay árboles cargados de sueños y fuentes enormes de esperanza, seguramente, tras esa curva del camino la halles, o en la próxima, pero está, siempre hay un árbol ahí delante y una fuente de esperanza, no se cuan lejos, pero está, llegare cogeré mis sueños me emborrachare de esperanza y viviré.

Paco

Hoy mi post va dedicado a ti.

Salu2

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP