domingo, 13 de septiembre de 2009

.NUESTROS ENCUENTROS SECRETOS... Dia 1:



Llegaba la fecha de la vendimia.
Sabía que te encontraría, como todos los años, en el mismo lugar, con tu cuerpo bronceado, tu espalda amplia despojada de ropa, por el excesivo calor de la fecha, y tu disposición permanente a todas mis solicitudes.

Eso me perturbaba, aun quedaba medio camino por recorrer para llegar a la viña, y sentir la fuerza y la protección de tu cuerpo. Si tan solo recordar la imagen de tu cuerpo en mi memoria me hacia acelerar el automóvil para poder acortar la espera.

Tan solo faltaban minutos para entrar al lugar. Marque a tu teléfono en un afán desesperado y caprichoso de poseerte, cuando escuche la voz del otro lado, te dije, “la dueña de tu vida y de tus calientes sueños ha llegado, te espero en mi cuarto en 5 minutos”, callaste por unos segundos, pensé que te habías sorprendido, mas la sorprendida fui yo, cuando contestaste “ claro señora si usted me lo ordena en 5 minutos estaré allá”, habían dos opciones, la primera es que quisieras jugar (eso me gusto mucho), y la segunda; que estuvieras molesto por alguna razón que desconocía (eso necesitaba descartarlo).

En fin, llegue a mi habitación, y ahí estabas, te mire y te mire, mientras estúpidamente agachabas la mirada, y rompías el silencio hablándome de producciones, de la cosecha, y de cosas sin importancia para mi en ese momento. Entonces te pedí que callaras, y me acerque
para besarte, pero no, esta vez me evitabas. Que sucede contigo, pregunte, y tu mirada me busco como queriendo disculparse por algo, algo que no entendía, pero de lo que necesitaba enterarme.

Usted señora, dijiste, pues usted sabe. No lo se, interrumpí, dímelo por favor.

Bueno, pues usted es una mujer casada, y yo, yo soy algo mayor y necesito consolidar mi vida al lado de una mujer que me ame, entonces…

No podía creer lo que escuchaba, ese hombre que deseaba por ocho meses y que solo podía poseer por momentos y a escondidas en los meses restantes, ese hombre ahora estaba diciéndome que estaba comprometido.

Lárgate, grite mientras el no dejaba de hablar y disculparse, o culparme tal vez, por lo sucedido. En el fondo siempre supe que eso sucedería, pero mi ego, mi superioridad, no podían aceptarlo, siempre, por tres años me perteneció, siempre estuvo en mi cama cuando se lo pedí, y siempre salía de ella cuando se lo ordenaba, y ahora, ahora lo sabia de otra, no podía soportarlo, no quería imaginarlo follandose a otra que no fuese yo.

Esa noche fue imposible conciliar el sueño, me fui a andar por las bodegas, entre el aroma a frutas y a madera, creyendo que eso lograría despejar mi mente, en eso estaba cuando escuche unos murmullos al fondo de la bodega . Camine silenciosa para ver que se trataba, el acceso a ese lugar era muy restringido, y a esas horas era extraño encontrar personas en ese lugar, me escondí tras una gran barrica de madera, y entonces lo vi. No lo podía creer, allí estaba el, mi amante follandose a su nueva conquista, me hervía la sangre, pero aun así, me quede y observe la escena en silencio para que no advirtieran mi presencia en el lugar.

Comencé a escuchar los gemidos de la chica, veía como el la acariciaba, como tantas veces hizo conmigo, con esas manos fuertes, grandes, pero delicadas a la hora de rozar el cuerpo de una mujer, mi sangre comenzó a acelerase, mientras ella lo recibía con placer dentro de su cuerpo, y sus gritos hacían eco en las paredes de piedra del lugar, metiéndose en mis oídos.

Confieso que a pesar de lo desagradable que fue la sorpresa, la escena me excitaba, me quede un momento mas mirando como el penetraba su cuerpo, como la besaba, la acariciaba, como recorría sus curvas bronceadas, sus pechos endurecidos, y entonces no soporte mas y salí del lugar con el mismo silencio con el que entre.

Me fui a la casona, pedí que prepararan un baño de tina caliente, me sumergí en el agua y comencé a acariciar mi sexo mientras recordaba la escena de la bodega.

7 comentarios:

Alfonso 14 de septiembre de 2009, 16:17  

Una delicia como siempre, esperamos la siguiente entrega que imagino sera todavía mas excitante.

Un beso preciosa.

Marco 15 de septiembre de 2009, 8:51  

Intrigado me dejas, espero continuacion

Un beso guapa

Alecrin 15 de septiembre de 2009, 10:44  

El otoño, la vendimia y tu relato.
Para leerlo en el sofá de mi casa.
Buenas trazas auguran un desenlaze sorpresa.

Un saludo muy afectuoso.

Pedro G. Montes 15 de septiembre de 2009, 15:44  

Miss; si puedes cambia el color de las letras de los comentarios no se ven.

Cuando lo termines te digo que me pareció.

Un saludo.

***© BaBy*** 17 de septiembre de 2009, 11:18  

Hola Guapa

No te fijes de mi foto, que la cambien para agregarte, pues esta uno de mis clones agregado a tu blog

pincha si lo deseas el nombre donde dejo mi comentario y saldras de dudas, es facil

un beso muy calido , te sigo muy de cerca esperando leerte nuevamente.

Paco Guerrero 17 de septiembre de 2009, 11:29  

una manera muy sugerente de adentarnos en el otoño...
un abrazo

J. eMe. 24 de septiembre de 2009, 11:01  

Delicioso el texto. Había leido la continuación,pero me faltaba el principio, espero que haya más. Me gusta tu estilo, lo que transmites y cómo lo haces...


Un besazo !!!!

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP